Aparición de la nueva cultura política de participación en el conflicto estudiantil del Instituto Politécnico Nacional

Por muchos años no había cambios en la forma de dar solución a los aprietos que suelen presentarse en la vida política mexicana, alguna de partes involucradas en los conflictos y funcionarios de menor jerarquía daban alternativas de soluciones de manera parcial, estas demoras a veces complicaban aún más el conflicto, hasta que cierto funcionario alto de miras intervenía para apaciguar las partes implicadas, mientras tanto los paganos eran los moradores de las ciudades en donde se escenificaban todo tipo de formas de descontento.
Al parecer hoy, los responsables de las instituciones ya no proceden con las mismas medidas, ha cambiado también estos modelos que la caracterizaron durante décadas, se ha transformado también los procesos políticos, estos métodos se han vuelto más democráticos, muy a pesar de quienes no admiten competencia y están apareciendo nuevos actores políticos. Los medios de comunicación han ganado espacio, hay libertad de expresión.
Para que los cambios tengan el sentido democrático, es preciso que en las instituciones se asienten, se conviertan en una maniobra de desempeño firme, de igual forma que las ideas, modos y convencimientos de los individuos sean encaminados por rutas democráticos. La costumbre de imponer la propia voluntad desprestigia a la persona quien impone los reglamentos y de paso desacredita a las instituciones que representa. Esta tendencia nos auxilia para ilustrar lo que acontece con los alumnos del Instituto Politécnico Nacional (IPN).
Las manifestaciones realizadas por miles de estudiantes del IPN, inicia primero en la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura, Unidad Zacatenco, complementa la insatisfacción los colegiales de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería y Ciencias Sociales y Administrativas quienes se fueron a la huelga. La interrupción de clases se debe a las modificaciones aplicadas al reglamento interno, atendido por 240 artículos que regulan su estancia de estudio de los alumnos de esta institución educativa. A partir del 25 de agosto al 3 de septiembre se realiza la difusión y consulta del bosquejo de dicho estatuto.
El manuscrito en cuestión incluye: la cancelación del nuevo reglamento interno, la modificación del grado académico de licenciado o ingeniero del cuál es costumbre adquirir quienes concluyen sus créditos y se titulan en las escuelas de nivel superior, con el nuevo reglamento sólo recibirían el título de técnico superior, la desaparición de algunas materias incluidas en su currícula, se reclama democratización en el proceso de elección de los puestos directivos en cada uno de los planteles del Instituto Nacional, con la participación de la comunidad politécnica: estudiantes, docentes y administrativos. Renuncia inmediata de la directora general del Instituto Politécnico Nacional, anulación de pensiones vitalicias a ex directores de dicha institución y cinco peticiones más.
El pendiente por resolver del IPN ha requerido ser analizado por el titular de poder ejecutivo Enrique Peña Nieto, es Secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, el Secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemo, el Secretario de Hacienda Luis Videgaray Caso y el jefe de la oficina de la Presidencia , Aurelio Nuño Mayer. Además, el subsecretario de gobernación Enrique Miranda Nava y el jefe de la Unidad de Enlace y Coordinación con la Entidades Federativas, Alejandro Ozuna Rivero.
La actitud del Secretario de Gobernación de haber recibido el pliego petitorio de manos de los estudiantes y dar respuestas de dicho documento fuera de su oficina, convenio pactado con los dirigentes del Consejo Estudiantil Politécnica ha suscitado punto de vista encontrados por parte de generadores de opinión, puesto que dicha acción no había sido común. Sin embargo, tal comportamiento ha servido para mitigar el descontento de los alumnos del IPN. La inmediata solución demuestra la puesta en práctica de la cultura política de participación del gobierno federal, la de ser tolerante, partidario al dialogo, de pronta solución para beneficio de los colegiales. También, cuenta el ánimo de colaboración de los dirigentes del movimiento estudiantil para que continúen en sus clases, solo queda saber la respuesta de los alumnos.

Con esta forma de participación y colaboración de las partes inmersos en el conflicto, se pone en práctica lo escrito en el ensayo que lleva por título, La cultura política de la autoría de Gabriel A. Almond y Sidney Verba. Y dice: "El ciudadano de un sistema político de participación está orientado no solamente hacía la participación activa en los asuntos políticos, sino a que también sujeto a la ley, a la autoridad, y es miembro de grupos primarios más difusos."