SIGNOS DE NUESTRO TIEMPO Aniversario del acuerdo: Limitación de Armas Estratégicas (SALT)

San Petersburgo Rusia ocupa el segundo lugar, por su población, lo mismo que por su actividad económica en importancia en ese país, la categoría que ostenta radica también por razones históricas, antes de ser llamado con esta nomenclatura se le conoce por diez años por Petrogrado, a partir del 31 de agosto de 1914 a 24 de enero de 1924, por Leningrado de 24 de enero de 1924 al 8 de septiembre de 1991 y a partir de esta fecha se llama San Petesburgo. La fundación de esta metrópoli se le debe al zar Pedro el Grande con el propósito ser mantener comunicación con los países europeos, es la "ventana de Rusia hacia el mundo occidental".

En esta ciudad el Presidente ruso Vladimir Putin en conferencia de prensa ante medios de información, tanto nacionales e internacionales afirma: "No quiero pensar que es el inicio de una nueva Guerra Fría, nadie está interesado en ello, no creo que eso se produzca". Esta declaración es debido a las sanciones económicas que han dado a conocer algunos países occidentales como medio de presión para que no intervenga en los conflictos políticos que padece Ucrania. En calidad de advertencia para estos países de ser aplicados estas medidas económicas, "sería negativo para todos. Pueden llevar a las economías europeas, Rusia y mundial a tales turbulencias que no es interés de nadie". Manifiesta también su perspectiva de respetar los resultados electorales de Ucrania para elegir a su presidente.

El sistema electoral de Ucrania está diseñado en primera vuelta y segunda vuelta, la primera se realizó el 25 de mayo, donde el voto de los electores favorecen a Petró Poroshenko, contra su contrincante la ex primera ministra Yulia Timoshenko. La Comisión Electoral Central (CEC), organismo que se encarga de organizar las elecciones ha aportado los resultados a favor de Petró Poroshenko lleva ventaja con el 54.1 por ciento contra el 13.15 de Yulia Timoshenko y el 8.53 para Oleg Liashko. Los medios informativos internacionales han divulgado la amenaza de parte de los insurgentes del gobierno en turno, se calcula de un 5 por ciento no podrán ejercer su voto por vivir en las regiones bajo su dominio. Poroshenko ya reiterado firmar acuerdos de libre comercio con la Unión Europea para lograr la estabilidad y la Paz de Ucrania, lo mismo que respetará la anexión de la península de Crimea a Rusia motivo del conflicto bélico latente y de la injerencia del kremlin en las elecciones en Ucrania y su oposición a la federalización de ucrania como sugiere el kremlin. Esperemos que las negociaciones prosperen para la pacificación de esa región.

El pasado 26 de se cumple un aniversario de la firma del acuerdo de Limitación de Armas Estratégicas (SALT I y SALT II), estas rubricas son plasmadas por Richard Nixón Presidente de los Estados Unidos, también su contraparte el Secretario General Del Comité Central del Partido Comunista, Leonid Bréznev, el segundo tratado SALT II es firmado en Viena por Jimmy Carter y Leonid Bréznev el 18 de junio de 1979 que tenía como vigencia hasta el 13 de junio de 2002, en este lapso de tiempo se da la invasión de la URSS a Afganistán y las relaciones fueron tensas, para continuar los acuerdos de Paz se abren las conversaciones para reducir armas estratégicas en Ginebra Suiza en 1982. Al resquebrajamiento del poderío de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), los Estados Unidos manifiesta su retiro del acuerdo.

Con el aparente triunfo hasta ahora candidato Petró Poroshenko para la presidencia de Ucrania, al menos hay condiciones para evitar trastornos económicos y políticos para ese país, él ha manifestado de su voluntad de participar en acuerdos de libre comercio con los países que conforman la Unión Europea, lo mismo ha manifestado voluntad de dialogo con Rusia con la finalidad de llevar la paz a los ciudadanos ucranianos. Sin embargo consolida su postura en evitar cualquier movimiento separatista de otras provincias de Ucrania. Confiemos en que se apliquen las sabias palabras de la promotora de la Organización de las Naciones Unidas, Eleanora Roosevelt: "No basta con hablar de paz. Uno debe creer en ella y trabajar para conseguirla"